Los Hombres Grises

En el inicio de los tiempos solo hubo silencio. Silencio y miedo.

Mil meteoros se desprendieron del universo infinito y descendieron sobre el mundo conocido como inmensos proyectiles de fuego. Rompieron su superficie hendiendo profundos precipicios de los que surgieron monstruos feroces de sueño interrumpido.

Millones de hombres fueron engullidos por cubrir sus deseos de siglos. Los gritos se confundieron con los rugidos y el crujir de los bosques moribundos.

No hubo reposo.

Menos de dos millones sobrevivieron y vieron consumirse el último incendio. El mundo yermo se cubrió entonces de despojos y el cielo se volvió plomizo y denso.

Los enormes seres se fueron extinguiendo. Muchos murieron. Otros, solo se escondieron en nuevos refugios. Su siniestro recuerdo se fue perdiendo en el cosmos. Los torbellinos removieron el suelo, todo se cubrió de polvo y los hombres se protegieron en los túneles.

En el inicio de los tiempos solo hubo silencio. Silencio y desierto.

Fue el inicio de los tiempos de los Hombres Grises.

 

PS, Este texto lo adapté para cumplir con el Reto de mi amigo Nicolás.

¿Sois capaces de descubrir cuál fue el Reto?

 

 

Anuncios

2 comentarios en “Los Hombres Grises

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s