Vacaciones

Con tiempo para todo y ganas de nada, Anna se desliza perezosa entre las olas y la espuma marina.

Alcanza la orilla, donde los niños ríen y construyen efímeros castillos.

Se detiene sobre la arena seca y juguetea con los dedos azulados de sus pies. Aun están adormecidos. Se sacude las escamas plateadas adheridas a su nueva piel y camina alejándose del océano al que la sirena tendrá que regresar, cuando se acaben las vacaciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s