Esperanza

Todos duermen ya en la casa.

El frío diciembre intenta colarse por la ventana y aprieta a su hijo contra el pecho. La mano del recién nacido toca la cara de su madre. Ella mira su boquita abierta, respirando al compás de dulces sueños.

“Tú eres la esperanza del mundo”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s