Enloquecer (de nuevo)

Hoy la niebla en mi mente no me permite ver el faro de Godrevy. Su luz estalla en mil centelleos para avisarme del peligro oculto en las rocas.

Mas no es esa la causa de mi desasosiego.

Soy yo misma.

Mi otra yo.

Quien no puede leer.

No puede escribir.

¿Tengo los ojos abiertos o cerrados?

Tú no mereces ser testigo de esta batalla.

No luches por mí.

¿Podrás curarme las heridas?

Solo tú puedes.

 

 

Este microcuento está inspirado en la autora que dijo:

«Una mujer debe tener dinero y una habitación propia si va a escribir ficción.»

Anuncios

2 comentarios en “Enloquecer (de nuevo)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s