Última Batalla

El Titán se hundía en el barro, herido de muerte.

Desde las murallas lanzaban pétalos para celebrar el final de la batalla sobre el gigante. Los cantos de victoria resonaban en las paredes de piedra y se deslizaban montaña abajo inundando el valle con su alegría. El Gobernador de la ciudad levantó las manos al cielo y su pueblo rompió en aplausos y vítores.

El Titán agachó la cabeza. «Necios, yo era vuestra última esperanza».

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s