Sopa Caliente

Las gotas de lluvia reflejan la luz roja del semáforo y resbalan por el parabrisas. Todas las calles están colapsadas de coches y gente con prisas. Guille maldice a su nevera vacía.

Un golpe seco en el maletero.

Es una tarde miserable. Tuvo que estacionar bastante lejos y metió los pies en un charco enorme. Tiene los zapatos mojados y un agujero en el calcetín.

Otro golpe en el maletero.

Tiembla de frío y estornuda.

El coche de atrás pita.

La fila de coches avanza. El antropófago se relame pensando en el tazón de caldo caliente que preparará esta noche.

Anuncios

2 comentarios en “Sopa Caliente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s