Los libros infinitos

Según alcanzaba la última página y cerraba el libro. Antes incluso de exhalar ese suspiro entre satisfecho y reflexivo que producen las historias acabadas. Antes, incluso, ya estaba mi madre ofreciéndome la siguiente lectura.


No me gusta leer.

Photo by Alexander Grey on Pexels.com

Mi madre sonreía. Con la resignación de mis diez años le devolvía el libro terminado y con la otra mano abría el siguiente por la primera página.

Y esta tarde me vuelve a la mente su sonrisa silenciosa, sus ojos cálidos y sus manos llenas de libros infinitos. Vuelve su presencia eterna, tan lejana ya.

Y ahora qué leo, mamá.

Photo by Mike B on Pexels.com
Anuncio publicitario

2 comentarios en “Los libros infinitos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s