La apuesta

Los dados de marfil rodaron sobre el tablero.


El jugador levantó la vista al cielo nocturno, envuelto en tinieblas.

Un dos.

Contuvo la respiración.

Un tres.

Y le ganó a la luna.

De su lamento de plata brotaron las estrellas.


De su derrota nacieron cinco días.

Cinco soles.

Cinco hijos.

Anuncio publicitario

Un comentario en “La apuesta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s