La Tienda de Cometas

La oxidada campana apenas tintinea al abrirse la puerta del modesto negocio. Su octogenario dueño permanece absorto en la tarea hasta dejar bien firme la brida de la cometa que está reparando. Acaricia su vela amarilla y se quita las gafas.

Seguir leyendo “La Tienda de Cometas”

Anuncios