Café para Llevar

«¡Uno solo, dos tostadas y un croissant a la plancha!», gritó Mario a la cocina, mientras preparaba un café con leche muy caliente para llevar y miraba la cristalera de reojo.

 

Unas gotas de lluvia salpicaron el cristal y se le fue impacientando el alma.

Ella llegó con prisa, como todas las mañanas. “Sin azúcar”, dijo Mario y ella le sonrió mientras pagaba y corrió al autobús, bebiéndose el corazón de Mario a pequeños sorbos.

Anuncio publicitario

3 comentarios en “Café para Llevar

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s